Ser modelo, entrevista a Nuria Galia

fotografia-moda-mujer-elitergb-models

“La imagen, la elección de tendencias, los
complementos, deben ser representativos de lo que somos y de lo que sentimos”, Nuria Galia

¿Cómo llegó la moda a tu vida?

La verdad es que no resulta sencillo contestar a esta pregunta. Siempre han captado mi atención las personas que son capaces de exteriorizar lo que llevan dentro. La imagen, la elección de tendencias, los complementos, deben ser representativos de lo que somos y de lo que sentimos. Con esto quiero decir que “nos hablan” de un modo de entender la vida. Eso potencia nuestro mensaje y lo transmite con claridad al resto.

Estoy convencida de que si presentamos una “versión neutra” de nosotros mismos no conseguimos transmitir nuestra esencia a los demás.

Para mí, esa es la base del atractivo, el secreto del estilo: lograr la coherencia entre lo que mostramos y lo que late debajo de nuestra piel. Por este motivo empecé a plantearme cómo hacerlo. Aún estoy en ello y creo que es un proceso inacabable para las personas inquietas, que necesitamos experimentar constantemente.

Me apetecía ir forjando una imagen que hablara de mí. Empecé a interesarme por todo lo relacionado con las tendencias y estilos. Y, de forma casual, echando un vistazo a distintas tendencias de moda, viendo fotografías de modelos de Alicante, encontré las de una amiga y me parecieron muy bonitas. Pensé que sería extraordinario conocer de cerca el sector de la moda, pero, la verdad, llegar hasta él parecía complicado, aunque no imposible. De hecho, ver a una compañera dentro hacía esa ilusión más tangible.

¿Siempre has tenido en mente ser modelo o cómo fue que entraste en este sector?

No estoy muy segura, supongo que por mi forma de ser tenía que experimentarlo tarde o temprano. Me refiero a que soy curiosa por naturaleza y suelo detenerme para ir conociendo las cosas nuevas que llegan a mí.

Un día, en Facebook, contacté con un conocido fotógrafo de Alicante, Patricio, que regenta una agencia de moda – Elite RGB Models- y bueno… después de una entrevista me animó a probar en este mundillo. Comencé con un curso de iniciación -que daban ellos mismos- en el que aprendí cosas muy necesarias como el posado, la expresión, la presentación, marketing, pasarela, etc. Y sin darme cuenta, fui introduciéndome más y más en este entramado.

En Elite me acogieron, aprendí mucho sobre cómo lidiar en este mundillo, confiaron en mis posibilidades y formé parte de la agencia. Tuve la gran suerte de que comencé en un periodo de tiempo que coincidió con el verano y eso facilitó que pudiese volcarme totalmente. Durante los exámenes y las prácticas en el hospital, eso resulta imposible.

fotografía-modelo-elitergbmodels
Fotografía Elite RGB Models

¿Prefieres fotografía o pasarela?

He desfilado en pasarela y también he posado para fotografía. Las dos cosas son fascinantes y muy distintas la una de la otra. La pasarela requiere mucha vitalidad y es estresante, pero me permite conocer los entresijos de la moda, puedo intuir lo que alimenta las mentes creativas de cada diseñador al escuchar lo que dicen de sus diseños mientras nos los van probando. Se recrean en ellos con tanto mimo y detalle que parece que hablan de sus hijos. La pasarela es una mezcla de magia y atrevimiento, es espectáculo, vanguardia, evolución.

Quiero matizar el porqué de la definición de estresante. La pasarela desde los vestidores requiere mucha templanza porque los cambios de ropa son rápidos y los diseños son aparatosos a la hora de desfilar con ellos, o no se adaptan correctamente a tu cuerpo, o los zapatos que debes llevar te quedan grandes o pequeños, o tienen demasiado tacón y se une a un vestido en el que apenas puedes moverte…

La fotografía tiene algo muy especial. Si el fotógrafo sabe sacar la esencia de lo que mira, la fotografía atrapa y se convierte en arte. Creo que es lo que más me gusta, pero tengo la impresión de que no he llegado al punto de hacerme ver, quiero decir que aún sigo creciendo, aún sigo preguntándome qué camino quiero elegir, cómo quiero llegar a conseguirlo, cuanto estoy dispuesta a apostar y esa indefinición es la que hace que no llegue a verme aún en las fotografías.

Para mí no es lo mismo tener la fuerza que la decisión. Me hace vulnerable estar involucrada en varias cosas, porque eso no te deja destacar en ninguna. Y digo esto para hacer referencia a la carrera universitaria: me absorbe gran parte del tiempo, incluso temporadas enteras de exámenes en las que desaparezco del mundo.

Cuando reapareces, tienes la impresión de tener que volver a empezar de nuevo. Pero no pasa nada, también tengo claro que precisamente lo que enriquece es hacer mil paradas para nutrirse y crecer, y tener que elegir, y sentirse entre dos aguas. Hay tiempo de elegir. Hasta creo que lo de elegir un camino es un proceso similar al de enamorarse, llega un momento en el que lo tienes clarísimo. (risas). Al menos es lo que espero. Tengo la gran suerte de hacer cosas que me gustan y elegir entre lo que te gusta… es más complicado.

Una prenda esencial en tu armario…

Esencial para mí son los leggins. Inevitable, porque van con cualquier camiseta o jersey, combina con ropa muy distinta, admite todo tipo de calzado… son muy cómodos de llevar.

¿Qué sesión o desfile te ha marcado más en tu trabajo de modelo?

Sin duda el momento más emotivo para mí fue abrir el desfile de Fernando Aliaga. Lo viví con mucha intensidad. Recuerdo que apagaron las luces y al encenderlas se respiraba un ambiente solemne que procedía de la música elegida para ese momento.

Los focos me apuntaban y recuerdo que tenía que caminar muy despacio. La pasarela se extendía con pequeñas velas encendidas a ambos lados. Fui avanzando como en un sueño, estoy convencida de que todos se contagiaron de la magia de su colección. Los diseños eran espectaculares.

Un diseñador con el que sueñes desfilar

No pienso en nadie en concreto. Creo que hay diseñadores extraordinarios con una capacidad creativa impresionante. Es injusto dar nombres concretos porque se dejaría mucho talento fuera.

Futuras motivaciones…

La verdad, en este momento no me planteo nada. Siento inquietud por ver como encauzo las cosas que me gustan. No tengo claro hacia dónde enfocar mis esfuerzos. Creo que me influye el desgaste actual de las evaluaciones.

  • Antonio Perez

    Fantástica 😀